20 Y viendo esto los discípulos, maravillados decían: ¡Cómo se secó luego la higuera