20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en sábado