48 Y si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor se tarda en venir