43 Y vino, y los halló otra vez durmiendo; porque los ojos de ellos estaban agravados