59 Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia