8 Bienaventurados los de limpio corazón; porque ellos verán a Dios