16 Así era continuamente: la nube lo cubría, y de noche la apariencia de fuego