12 Aplica tu corazón al castigo, y tus oídos a las palabras de sabiduría