8 No debáis a nadie nada, sino amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, cumplió la ley