1 Salva, oh SEÑOR, porque se acabaron los misericordiosos; porque se han acabado los fieles de entre los hijos de los hombres
2 Mentira habla cada uno con su prójimo con labios lisonjeros; con corazón doble hablan
3 Tale el SEÑOR todos los labios lisonjeros; la lengua que habla grandezas
4 que dijeron: Por nuestra lengua prevaleceremos; nuestros labios están con nosotros, ¿quién nos es señor
5 Por la opresión de los pobres, por el gemido de los menesterosos, ahora me levantaré, dice el SEÑOR: Yo pondré en salvo al que el impío enlaza
6 Las palabras del SEÑOR son palabras limpias, como plata refinada en horno de tierra, colada siete veces
7 Tú, SEÑOR, los guardarás; guárdalos para siempre de esta generación
8 Cercando andan los malos, entre tanto los más viles de los hijos de los hombres son exaltados