11 No te alejes de mí, porque la angustia está cerca; porque no hay quien ayude