8 El SEÑOR es la fortaleza de su pueblo, y el esfuerzo de las saludes de su ungido