24 Cuando cayere, no será postrado; porque el SEÑOR sustenta su mano