4 Porque en su mano están las profundidades de la tierra, y las alturas de los montes son suyas