14 Por lo tanto, mis queridos amigos, huyan de la adoración a los ídolos.