5 En cambio, la mujer deshonra a su cabeza
si ora o profetiza sin cubrirse la cabeza, porque es como si se la rapara.