20 porque Dios los compró a un alto precio. Por lo tanto, honren a Dios con su cuerpo.