3 Amar a Dios significa obedecer sus mandamientos, y sus mandamientos no son una carga difícil de llevar.