21 El agua del diluvio simboliza el bautismo que ahora los salva a ustedes —no por quitarles la suciedad del cuerpo, sino porque responden a Dios con una
conciencia limpia— y es eficaz por la resurrección de Jesucristo.