8 ¡Qué feliz debe estar tu pueblo!
¡Qué privilegio para tus funcionarios estar aquí en tu presencia día tras día, escuchando tu sabiduría!