22 El Señor
oyó la oración de Elías, ¡y la vida volvió al niño, y revivió!