18 Es cierto, has sido increíblemente bondadoso conmigo hoy, porque cuando el Señor
me puso en un lugar donde pudiste haberme matado, no lo hiciste.