9 —¡No! —dijo David—, no lo mates. Pues ¿quién quedará inocente después de atacar al ungido del Señor
?