8 «¡No dejes de rogarle al Señor
nuestro Dios que nos salve de los filisteos!», le suplicaron a Samuel.