3 La voluntad de Dios es que sean santos, entonces aléjense de todo pecado sexual.