2 pues los celo, con el celo de Dios mismo. Los prometí como una novia pura
a su único esposo: Cristo.