19 Las iglesias lo nombraron para que nos acompañara a llevar la ofrenda a Jerusalén,
un servicio que glorifica al Señor y que demuestra nuestro anhelo de ayudar.