11 Hijos míos, ¡no descuiden más sus responsabilidades! El Señor
los ha elegido para que estén en su presencia, le sirvan, dirijan al pueblo en la adoración y presenten a él sus ofrendas».