29 Luego el rey y todos los que estaban con él se inclinaron en adoración.