32 El pueblo llevó al Señor
setenta toros, cien carneros y doscientos corderos para las ofrendas quemadas.