10 —¡No! —dijo el rey—. ¿Quién les pidió su opinión a ustedes, los hijos de Sarvia? Si el Señor
le dijo que me maldijera, ¿quiénes son ustedes para detenerlo?