5 Pues sus pecados se han amontonado hasta el cielo,
y Dios se acuerda de sus maldades.