2 Y al instante, yo estaba en el Espíritu
y vi un trono en el cielo y a alguien sentado en él.