5 pero uno de los veinticuatro ancianos me dijo: «¡Deja de llorar! Mira, el León de la tribu de Judá, el heredero del trono de David,
ha ganado la victoria. Él es digno de abrir el rollo y sus siete sellos».