4 No vieron lo que el Señor
les hizo a los ejércitos de Egipto, a sus caballos y a sus carros de guerra; ni cómo los ahogó en el mar Rojo
mientras te perseguían. ¡Los destruyó y, hasta el día de hoy, no se han recuperado!