4 Sirve sólo al Señor
tu Dios y teme solamente a él. Obedece sus mandatos, escucha su voz y aférrate a él.