22 Y nunca edifiques columnas sagradas para rendir culto, porque el Señor
tu Dios las odia.