5 Así como no puedes entender el rumbo que toma el viento ni el misterio de cómo crece un bebecito en el vientre de su madre,
tampoco puedes entender cómo actúa Dios, quien hace todas las cosas.