2 Entonces dije: «La risa es tonta. ¿De qué sirve andar en busca de placeres?».