2 Vivían en pecado, igual que el resto de la gente, obedeciendo al diablo —el líder de los poderes del mundo invisible
—, quien es el espíritu que actúa en el corazón de los que se niegan a obedecer a Dios.