3 «Llénate el estómago con esto», me dijo. Al comerlo, sentí un sabor tan dulce como la miel.