18 «Hijo de hombre, laméntate por las multitudes de Egipto y por las demás naciones poderosas.
Pues los enviaré al mundo de abajo, junto con los que descienden a la fosa.