7 Por lo tanto, esto dice el Señor
Soberano: he jurado solemnemente que pronto esas naciones tendrán que soportar su propia vergüenza.