8 Por lo tanto, ahora, yo mismo, el Señor
Soberano, soy tu enemigo. Te castigaré en público, a la vista de todas las naciones.