14 En cuanto a mí, que nunca me jacte de otra cosa que no sea la cruz de nuestro Señor Jesucristo. Debido a esa cruz
, mi interés por este mundo fue crucificado y el interés del mundo por mí también ha muerto.