16 ¡Y te daré tantos descendientes que, como el polvo de la tierra, será imposible contarlos!