35 Toda su familia intentó consolarlo, pero él no quiso ser consolado. A menudo decía: «Me iré a la tumba
llorando a mi hijo», y entonces sollozaba.