17 Por lo tanto, era necesario que en todo sentido él se hiciera semejante a nosotros, sus hermanos,
para que fuera nuestro Sumo Sacerdote fiel y misericordioso, delante de Dios. Entonces podría ofrecer un sacrificio que quitaría los pecados del pueblo.