12 Hace tanto que son creyentes que ya deberían estar enseñando a otros. En cambio, necesitan que alguien vuelva a enseñarles las cosas básicas de la palabra de Dios.
Son como niños pequeños que necesitan leche y no pueden comer alimento sólido.