36 Cuando Pablo terminó de hablar, se arrodilló y oró con ellos.